PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE INFORMACION COMPARTIDA POR CARROS MAS SEGUROS.

Preguntas generales

Latin NCAP es una organización civil sin fines de lucro bajo la ley de la República Oriental del Uruguay. Su objetivo es brindar a los consumidores información independiente y transparente acerca de los niveles de seguridad que ofrecen los diferentes modelos de vehículos del mercado.

Latin NCAP basa sus pruebas en métodos internacionalmente reconocidos como las Naciones Unidas y Euro NCAP.

Latin NCAP califica entre 0 y 5 estrellas a la protección que brindan los vehículos para ocupante adulto y para ocupantes niños así como seguridad activa del vehiculo.

Las estrellas son una forma simple y fácil de comunicar al consumidor el nivel de protección de un modelo sin que sea un experto técnico.

Latin NCAP realiza las pruebas de seguridad pasiva (prueba de choque) y seguridad activa (Control Electrónico de Establidad, Frenado Autónomo de Emergencia, etc) de los automóviles de pasajeros disponibles en el mercado.

Las pruebas de choque o crash test evalúan la protección de los ocupantes adultos y niños a 64 km/h en choque frontal, 50km/h en choque lateral). Las tecnologías de seguridad activa se evalúan a través de los elementos preventivos que actúan para evitar siniestros o lesiones. Desde 2020 Latin NCAP incorpora la evaluación de protección a peatones en caso de atropello.

La existencia de elementos de seguridad no asegura su correcto desempeño y función, para verificar esto hay que realizar un test.

La base de cálculo de las estrellas de Latin NCAP son las lesiones que se miden en los ocupantes durante los tests, sin importar procedencia del vehículo, marca, modelo o cantidad de bolsas de aire. A menor lesiones mayor es la calificación.

Conceptualmente un auto cero estrellas es aquel en el que alguno de sus ocupantes puede recibir lesiones de riesgo de vida en alguna de las configuraciones de choque evaluadas. Mientras en un auto cinco estrellas, en las mismas condiciones de choque, sus ocupantes tienen grandes probabilidades de no sufrir heridas graves o permanentes.

 Latin NCAP evalúa la versión de equipamiento más básica en seguridad disponible en toda America Latina.

Latin NCAP basa sus pruebas en métodos científicos probados internacionalmente reconocidos, en laboratorios certificados y con presencia de representantes de las compañías que fabrican los vehículos. Latin NCAP realiza los tests en laboratorios acreditados por Naciones Unidas y por Euro NCAP y todos los testes son auditados por Euro NCAP.

La medición científica de las lesiones comparada con la referencia médica mundial (utilizada también por ONU, Euro NCAP, IIHS entre otros) garantizan el análisis y resultado de los tests.

Los vehículos sometidos a pruebas por Latin NCAP son los vehículos que se comercializan en América Latina y el Caribe, incluyendo Colombia.  Los ensayos se realizan en laboratorios certificados acreditados ante Naciones Unidas y Euro NCAP, con pruebas estandarizadas y con presencia de las compañías que fabrican los vehículos en los propios tests. En 10 años de trabajo en la región, Latin NCAP no ha recibido acciones legales por parte de las marcas, la industria automotriz conoce y acepta los tests y metodología de Latin NCAP.

Latin NCAP evalúa siempre la versión mas básica en equipamiento de seguridad disponible en cualquier país de América Latina y el Caribe. Es por ello que el resultado publicado es garantizado para toda la región.

En caso de un resultado bajo, el fabricante sabe que debe mejorar el nivel de seguridad en aquellos mercados donde el equipamiento y niveles de seguridad son más bajos.

En los últimos años Colombia ha tenido modelos con menor nivel de seguridad que el mismo modelo en otros países de la región.

Las pruebas de choque o crash test evalúan la protección a los ocupantes adultos y niños a 64 km/h en choque frontal, 50km/h en choque lateral). Las tecnologías de seguridad activa se evalúan a través de los elementos preventivos que actúan para evitar siniestros o lesiones. Desde 2020 Latin NCAP incorpora la evaluación de protección a peatones en caso de atropello.

Conceptualmente un auto cero estrellas es aquel en el que alguno de sus ocupantes puede recibir lesiones de riesgo de vida en alguna de las configuraciones de choque evaluadas. Mientras en un auto cinco estrellas, en las mismas condiciones de choque, sus ocupantes tienen grandes probabilidades de no sufrir heridas graves o permanentes.

Los resultados de todas las pruebas de choque están disponibles en la página web https://www.latinncap.com/es/. Además están disponibles en la aplicación móvil “Latin NCAP” de forma gratuita. Es posible también consultar los protocolos de prueba actuales y anteriores.

Los modelos evaluados por Latin NCAP se eligen de una lista con los autos más vendidos y su volumen de ventas. Luego, de esta lista se selecciona los modelos a testear. Latin NCAP realiza una lista con todas las cifras obtenidas del total de las ventas de autos en los países evaluados, así como un índice de ventas proporcional (per cápita) por país. Con estas estadísticas consideradas en conjunto, se elabora una lista general de ventas. De esta lista, Latin NCAP selecciona los autos más vendidos en tantos países como fuera posible.

A Latin NCAP gustaría de poder testear todos los modelos que se venden en la región. Dado que los fondos con los que cuenta son muy limitados, esto no es posible. Por tal motivo, Latin NCAP cuenta con un programa de patrocinio en el cual cualquier fabricante puede sponsorear un test en cualquier momento.

Latin NCAP espera que más fabricantes se sumen a este programa para tener la mayor cantidad de test posibles.

Esta realidad podría cambiar si algún mercado establece la obligatoriedad de testear por Latin NCAP los modelos más vendidos como por ejemplo es obligatorio en los EEUU.

No. Las pruebas pueden mejorar para nuevos lotes de vehículos. No obstante, puede haber unidades en stock con especificaciones menores de seguridad, por eso es justificado mantener la publicación de pruebas anteriores. Además, los vehículos evaluados con anterioridad pueden seguirse vendiendo en el mercado como usados. Las nuevas pruebas de choque, cuando se modifica el lote, tiene su VIN y fecha de validez correspondiente identificada en el nuevo test.

Latin NCAP siempre testea la versión más básica disponible en toda la región, dado que estos vehículos son los de más fácil acceso para la mayoría de los consumidores por tener un menor costo.

Puede que esta versión no esté disponible en Colombia como vehículo nuevo pero sí como usado. Es posible que el modelo vendido como nuevo en el país tenga equipamientos mayores, pero si no ha si testeado, no podemos verificar su seguridad.

Latin NCAP tiene como objetivo brindar información a todos los consumidores, sin importar su poder adquisitivo. Los vehículos más económicos son justamente los que carecen de equipamientos de seguridad y los que compran los consumidores con recursos más restringidos.

En Colombia se compran vehículos usados, además de nuevos, y muchos carros antes de 2018 se vendían sin airbags. Es por eso que esta información debe estar disponible para los consumidores.

Además, es importante tener en cuenta que el nivel de seguridad de un carro está dado por la integralidad de la protección de sus ocupantes al momento de un siniestro, y esto se verifica con pruebas de choque. Tener más bolsas de aire no garantiza más seguridad.

Las calificaciones de seguridad de los programas NCAP tienen una gran influencia en la elección de los consumidores y crean fuerzas de mercado para que los fabricantes mejoren el diseño en seguridad. De hecho, hay pruebas sólidas de los Estados Unidos de que los fabricantes de automóviles responden a los cambiantes requisitos de las pruebas NCAP rediseñando los vehículos para que sean más seguros.

 

Habitualmente, esto significa mejorar el desempeño de las tecnologías individuales y optimizar la forma en que trabajan juntas para proporcionar los máximos beneficios de seguridad. En los Estados Unidos, estas fuerzas del mercado han permitido mejorar sustancialmente el desempeño en caso de colisión en el mundo real de toda la flota de vehículos. Por lo tanto, si bien las regulaciones que crean un umbral mínimo de seguridad son importantes, como la WP-29 de Naciones Unidas o las normas estadounidenses, es mucho más lo que se puede lograr a través de los programas NCAP que incentivan a los fabricantes a hacerlo mejor, a partir de cualificar la demanda de los consumidores.

Las pruebas de choque realizadas por Latin NCAP incentivan a que los fabricantes mejoren las condiciones de seguridad de los vehículos que se venden en América Latina en forma voluntaria.

Entre varios ejemplos, se destaca el de Chevrolet Onix que en la prueba de choque de mayo del 2017 sacó 0 estrellas en protección de ocupante adulto, en la siguiente prueba de enero 2018 obtuvo 3 estrellas y en la última de noviembre de 2019 sacó 5 estrellas tanto en protección de ocupante adulto como infantil y fue premiada con el “Latin NCAP Advanced Award” por su protección a peatones. El fabricante voluntariamente le hizo mejoras a la estructura y al equipamiento de seguridad sin que esto fuera exigido por ley y como reacción a una calificación pobre en las pruebas de Latin NCAP.

En general los modelos de alta gama tienden a ofrecer mejores condiciones de seguridad que los modelos de gama media y económicos. Sin embargo, existen vehículos de alta gama que no ofrecen condiciones altas de seguridad (según pruebas de choque de Latin NCAP) y vehículos económicos con desempeño bueno en seguridad.

El costo de una bolsa de aire para un fabricante es 50 USD o menos, si el vehículo ya cuenta con Frenos ABS el costo de agregar la computadora del Control Electrónico de Estabilidad (ESC) es de 60 USD o menos. Estos valores no implican que el precio del vehículo al mercado deba aumentar ya que si estas tecnologías fueran obligatorias por ley, todos los fabricantes deberían incluirlas en todos los modelos. Algunos modelos populares ya las ofrecen, estos no necesitarían agregarlas y por ende no necesitarían aumentar el precio de sus modelos a la venta. Si todos los modelos aumentaran sus precios se venderían menos vehículos por un tema de elasticidad de precios en el mercado y esto es algo que los fabricantes no les conviene.

Latin NCAP tiene por objetivo democratizar la seguridad vehicular. Para Latin NCAP todos los consumidores deben poder acceder a un nivel mínimo de seguridad vehicular igual al de mercados como por ejemplo Europa sin tener que pagar más por ello. Ya hay varios modelos populares que cumplen esto, ofrecen 5 estrellas de seguridad, Control Electrónico de Estabilidad y protección de peatones estándar aun sin que sean obligatorios por los gobiernos. Los Latinoamericanos no debemos pagar más por algo que es básico en países de economías maduras.