“¡Que mamá tan irresponsable!”

Muchas personas me preguntan con tono de profunda sorpresa “Y tú que haces metida en un proyecto de carros???” Y va uno a ver, y algo de razón tienen para estar sorprendidos.

Yo nunca he manejado, no he comprado mi primer carro, y en mi casa siempre he ido “a probar el carro” como copiloto. Normalmente en lo que me fijaba hasta mayo de 2019 (momento en el cual fui invitada a hacer parte de esta iniciativa), es que el carro por dentro fuera lo suficientemente amplio, que la marca que estuviéramos comprando fuera de “buena reputación”, que no se nos fuera a ir mucha plata en la gasolina, que no nos tuviéramos que endeudar tanto, y que el color fuera bonito. Cuando me convertí en mamá, mis criterios cambiaron en algo (no suficiente), me empecé a fijar en que cupieran dos sillas para bebés, que cupieran los abuelos, que el perro tuviera su lugar, y de paso que yo cupiera.

Por ningún lado aparecía la seguridad del carro como un criterio!!! La primera reacción podría ser “Que mamá tan irresponsable!”. Pero la verdad es que no me fijaba en eso porque no sabía que me debía fijar en eso! Yo simplemente daba la seguridad del carro por descontado. 

Tanto como cuando uno entra a comer a un restaurante, o compra un celular o un par de zapatos; uno como consumidor nunca se pregunta si el vendedor cumple con todas las normas o si los productos son seguros antes de comprar algo (aunque deberíamos) y asume que lo que está comprando no le va a hacer daño y menos que va a poner su vida en riesgo.

Pero hoy tengo otra información (por cosas de la vida) que me han hecho pensar totalmente diferente. Ahora cada vez que veo pasar un carro, o pido un uber o taxi, no puedo evitar pensar “será que ese carro si es seguro?”. Para mi pesar, la gran mayoría de veces la respuesta es “NO” y aún así me echo la bendición y me monto porque no puedo llegar a todas partes a pie.

Esto es lo que hoy me hace hacer parte de esta iniciativa. Creo que nosotros como ciudadanos debemos hacer todo lo que esté en nuestro poder para cambiar esta realidad y para los que estamos involucrados directamente en este proyecto, ayudar a que los consumidores puedan comprar de manera más informada. Todos debemos tener la posibilidad de estar seguros.

Por lo menos hoy tengo más y mejor información para que en el momento que volvamos a comprar un carro, además de fijarme en todo lo que ya me fijaba antes, podamos escoger un carro más seguro y así garantizar la seguridad de nuestra familia y la de otro usuarios de las vías.